domingo, 6 de octubre de 2013

El Noveno Foro de las Misiones

Todos los años, al inicio del otoño, se realizan los eventos culturales más importantes de Sonora, y en esta ocasión interrumpo momentáneamente esta  serie de artículos acerca del crecimiento urbano de Nogales para tratar acerca del Foro de las Misiones en el que acabo de participar. Fue la edición número nueve con 26 ponencias si mi memoria no me falla; los conferencistas asistieron de Sonora mismo así como de otros Estados de México; recuerdo a los de la Ciudad de México, Sinaloa, Nayarit, Guanajuato, o bien de California y Texas en la Unión Americana, si no se me escapa alguno.

El foro se realizó en la sede de la Sociedad Sonorense de Historia, en Hermosillo entre el 26 y 28 de noviembre. En esta ocasión su temática fue: “A 400 años de la Evangelización en Sonora” que, como el nombre lo indica, conmemora los cuatrocientos años de la penetración misional al Estado.  Debo agregar que los presentadores acudimos previa invitación expresa, aunque las actividades estuvieron totalmente abiertas a la participación del público. Se cubrieron temas muy diversos, aunque siempre dedicados al tema misional.

Holguín Balderrama planteando su ponencia
Sería muy cansado para el lector que hablara aquí acerca de cada una de las ponencias, por lo que escojo una pequeña muestra de éstas para hablar de ellas. Así, para empezar, el primer tema fue la penetración misional, proceso que ocurrió durante los inicios del siglo diecisiete; entre las ponencias de este tema recuerdo la de José René Córdova Rascón quien habló de los primeros europeos en el valle del río Sonora; después vino el tema de la historia de algunas de las misiones o aspectos relacionados con ella, como la ponencia de Juan Carlos Holguín Balderrama con una reseña histórica de la misión de Conicari, cuyas ruinas se encuentran bajo las aguas de la presa del Mocúzari al Noroeste de Alamos; o bien la de Pamela Jill Hukins quien nos habló sobre la estética de las imágenes de las misiones sonorenses, o también la de Ana María Ruiz Marín, directora del Archivo Histórico del Colegio de la Santa Cruz, del Templo de San Francisco, Celaya, Guanajuato, quien nos describió la riqueza documental que hay de las misiones franciscanas de Sonora en el archivo a su cargo.
Margarita Hanhausen Cole hablando durante su ponencia

En seguida cambió el programa a tocar temas de rehabilitación de las manifestaciones culturales misionales con que contamos; entre ellas mencionaría la del Arquitecto Pavel Humberto Tiburcio Verdugo, quien nos habló de la restauración actual en el templo de San Miguel de Macoyahui, situado al Norte de Alamos; o bien la de Rodolfo del Castillo, quien habló sobre la imagen polícroma de Nuestra Señora de la Asunción, en Opodepe.

El Presbítero Claudio Murrieta durante su disertación
Incluida en esta mesa estuvieron también otro tipo de ponencias acerca del papel ideológico de la Iglesia Católica en Sonora, como la del presbítero de Pitiquito, Claudio Murrieta, quien habló sobre aportes para el mundo actual de la investigación histórica de las misiones, o bien otra presentada por  el Padre Armando Armenta Montaño, Director del Archivo de la Arquidiócesis Metropolitana en Hermosillo, quien nos habló de la vida del Padre Cruz Acuña.

En el siguiente tema pasamos a la perspectiva actual de la herencia misional y el manejo actual técnico e ideológico de sus manifestaciones. En este tema mencionaría la ponencia de Jesús Jáuregui, quien habló acerca de El Chicotero y el Flagelador, personajes indígenas que se manifiestan durante las judeas del noroccidente de México, análisis inspirado por el antropólogo estructuralista Claude Lévi-Strauss; o bien la participación del autor de este mismo artículo, quien habló sobre las posibilidades a futuro del aprovechamiento económico e ideológico de los restos arqueológicos e históricos, para beneficio de las comunidades cercanas a ellas.

Durante una de las ponencias: Raquel Padilla, Rómulo Félix 
y Gilberto López Castillo
Finalmente, estuvo la inspiradora ponencia de Francisco Ramírez Arroyo, quien nos habló de la utilización de las nuevas tecnologías para la señalización de los sitios históricos, como la de utilizar los celulares para acceder en forma gratuita a información relacionada con alguna misión cercana, como el ejemplo piloto que ya funciona en la antigua misión de Pitiquito, o el que se planea de poder ver en forma virtual y también gratuita, a través del celular y en sus inmediaciones, cómo fue el edificio de la misión de Cocóspera cuando se enontraba en su esplendor la construcción.

También  se presentaron los libros Misiones del Noroeste de México, Origen y Destino, 2008 y 2009, editados por el Forca Noroeste, así como la obra de teatro Huellas en el desierto.

Un broche de oro clausuró al Foro con un viaje organizado por el Centro Sonora del Instituto Nacional de Antropología de Historia a las pinturas rupestres de La Pintada, situadas entre Hermosillo y Guaymas y que se encuentran actualmente cerradas al público en general. Allí nos explicaron sobre la zona donde vivieron los habitantes nativos y fuimos recorriendo un andador que nos llevó a las pictografías que han sido recientemente restauradas; después vino la despedida.

Para concluir este artículo, durante el foro recibí otra invitación a participar en el próximo XXVI Simposio de Historia de la Sociedad Sonorense de Historia (aún recuerdo, como si fuera ayer, al primero) que se realizará entre el 26 y 30 de noviembre próximos, y cuyo tema será la aportación sonorense en la revolución. Me dijeron: “…no puedes dejar de participar en este evento. Nogales jugó un papel importantísimo en el desarrollo de la revolución mexicana.” No pude negarme.

1 comentario:

  1. Felicidades Alberto por tu espíritu y esas ansías de un Sonora mejor, ese estado que siempre soñamos para bien de nuestros semejantes!

    ResponderEliminar