domingo, 9 de febrero de 2014

Nogales de 1961 a 1965

Antonio J. Bermudez
Después del desarrollo que recibieron las zonas agrícolas de México y de Sonora entre 1940 y 1955 con la construcción de infraestructura como presas y otras obras hidráulicas, a partir de la década de 1960 el gobierno federal dedicó su atención a las zonas fronterizas.

Como primer paso, el presidente Adolfo López Mateos nombró a finales de 1960 a Antonio Bermúdez, de Ciudad Juárez y ex Director General de Pemex, para que encabezara este esfuerzo, aparentemente sin que el gobierno federal tuviera idea de cómo lograr ese desarrollo.

Debido a que las ciudades fronterizas como Nogales no tienen posibilidades de otro tipo de producción, se decidió convertir a esta región en un escaparate de lo que podía brindar México al mundo, y de esa manera ofrecer en la frontera misma productos mexicanos con la idea de reincorporar económica y culturalmente a ésta hacia el resto del país. Sin embargo, primero era necesaria la adecuación  de la arquitectura social a los requisitos modernos, principalmente del automóvil. Así, poco después de su nombramiento, en 1961 Antonio Bermúdez ideó el Programa Nacional Fronterizo (PRONAF) que se implementó a través de un fideicomiso concertado entre la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y Nacional Financiera.

Mario Pani
Durante los dos primeros años de funcionamiento del PRONAF, Nogales recibió especial atención. La razón era que Antonio Bermúdez, su Director, estaba casado con Hilda, hija de Manuel Mascareñas, por lo que se destinó a Nogales alrededor del 16% del presupuesto total del PRONAF dedicado al mejoramiento de la arquitectura social, mientras que por ejemplo, Tijuana recibiría apenas alrededor del 10% del presupuesto.

Todas las construcciones realizadas entonces fueron diseñadas por la firma mexicana del Arquitecto Mario Pani y Asociados, en la que constituiría su última gran actividad económica, ya que el siguiente Presidente de México, Gustavo Díaz Ordaz, le encargó las otras grandes obras que se realizaron en México derivadas de las olimpiadas de 1968 a otra firma.

En Nogales, la obra más visible del PRONAF fue la nueva Puerta de México, un doble arco situado en la frontera misma que simboliza la unión, en ese punto, de las dos Américas, la angloamericana y la iberoamericana. Por cierto, ya durante la etapa de construcción se vió que el claro que proyectaba el diseño de los arcos (el arco grande libraría 102 yardas, o sea incluiría las oficinas de migración y llegaría hasta la acera Este de la Calle Pesqueira, mientras que el chico abarcaría 47 yardas) era imposible de construir debido a la escasez de terreno suficiente, por lo que para mantener la proporción entre los arcos, el arco mayor quedó finalmente en 58 yds, mientras que al chico se le asignó un claro de 38 yds). La construcción de las obras del PRONAF en Nogales fue concluida el 19 de julio de 1962, a la vez que el diseño de esas obras estuvo a cargo del Arq. Hilario Galguera.

Brasilia
Las construcciones del PRONAF seguirían el modelo arquitectónico de Brasilia, que en 1960 había sido inaugurada como nueva capital de Brasil, y cuyos edificios fueran diseñados por el arquitecto Oscar Niemeyer, quien aprovecharía el concreto armado para construir edificios en los que predomina la línea curva, ya que, como lo diría: “no es el ángulo oblicuo que me atrae, ni la línea recta, dura, inflexible, creada por el hombre. Lo que me atrae es la curva libre y sensual.”

La nueva frontera en Nogales y sus amplias vías de acceso
Además de los arcos de la garita principal nogalense, también fueron construidos siguiendo estas mismas ideas los edificios aledaños, entre los que estaba el actual Museo de Arte de Nogales, un paraboloide hiperbólico realizado en concreto, así como también la nueva estación ferroviaria que reemplazaría al edificio que se encontraba entonces aledaño a la frontera misma. La nueva estación ferroviaria fue construida en las afueras de la entonces población, aunque su edificio eventualmente fue absorbido por el crecimiento de la ciudad, ya que hoy se ubica, desierto, en el centro geográfico mismo de Nogales, Sonora, a unos pasos de la intersección de la Obregón y Boulevard 2000.

El diseño original del PRONAF en Nogales
Igualmente serían construidas, entre otras, las oficinas de Migración adjuntas a la frontera misma, ajustando el escaso espacio existente a los proyectos originales. Además, fue construida también la Plaza Hidalgo que, aunque alejada del centro de poder religioso o político, como es costumbre en nuestros países iberoamericanos, de cualquier manera definía en cierta manera el extremo Sur del antiguo Fundo Legal. La única falla que tenían estas obras desde el punto de vista local fue la inclusión, en la mayoría de ellos, de grandes espejos de agua que seguían el ejemplo de Brasilia, en donde abunda el líquido, aunque en esta frontera es importantísima la carencia de éste, y debido a ello fue que los espejos de agua tendieron a desaparecer con el paso del tiempo.

La hoy desierta estación ferroviaria de Nogales
Sin embargo, no fueron éstas las únicas construcciones que realizó el PRONAF, ya que también junto con la remodelación de la garita internacional fueron hechas las avenidas Adolfo López Mateos, la Plutarco Elías Calles y la Adolfo Ruiz Cortínes, amplias calles desde los estándares locales, avenidas (así fueron llamadas desde sus inicios, a pesar de que carezcan de árboles en sus camellones) que fueron diseñadas y construidas para facilitar el movimiento automovilístico nogalense, que es localmente principalmente con dirección Norte-Sur, y que inician desde la frontera misma hasta el límite de la entonces mancha urbana. y de esta manera se adecuaba esta ciudad al imperio del automóvil que inició con el siglo XX, ya que cuando se realizó el diseño original de Nogales, los autos no existían.

Un ingeniero encargado de esa obra entonces, me contó una anécdota relacionada con la construcción de estas avenidas. Esta es que en el proyecto que se debía seguir para construirlas, se contemplaba la inclusión de grandes curvas en la vialidad, a pesar de que la accidentada orografía nogalense no ofrece el espacio suficiente para construirlas, como lo indiqué en el artículo al que enlazo en el párrafo anterior. Y así fue que, cuando le hablaron por teléfono al arquitecto Galguera para preguntarle cómo se podría resolver el problema que había surgido para poder construir siguiendo el proyecto original alguna de las vías planeadas, ya que uno de los cerros locales se interponía en la curva de la calle, la única respuesta que obtuvieron del Arquitecto fue que si Nogales no era tan plano como Agua Prieta, que era la única población fronteriza sonorense que él conocía.

4 comentarios:

  1. Hoy con la nueva franja fronteriza de zona libre ...llegara el momento de restructurar a Nogales..con el "PLAN LA CIUDADELA" Proyecto de gran envegadura que convertira a esta ciudad por fin en una gran metrpoli
    Organisada y pulcra..
    Solo participando en el sufragio podre ser alcalde de Nogales para finiquitar esta obra faraonica al
    Estilo de Sochi en el Caucaso.

    ResponderEliminar
  2. Visite mi pagina Herbey Hernandez en facebook. O escriba a;
    Herbeyherbey23@gmail.com

    ResponderEliminar
  3. Visite mi pagina Herbey Hernandez en facebook. O escriba a;
    Herbeyherbey23@gmail.com

    ResponderEliminar
  4. Visite mi pagina Herbey Hernandez en facebook. O escriba a;
    Herbeyherbey23@gmail.com

    ResponderEliminar